Para financiar el auto: ¿es mejor obtener un préstamo del banco o de un concecionario?

Se acerca esa temporada cuando los consumidores americanos deciden obtener un auto nuevo. Pero con los elevados precios que se encuentran por ahi de los $37,000 (en promedio) por vehículo, es muy difícil contar con el capital necesario para adquirir o comprar un auto nuevo y de contado.

Es por eso que existe el financiamiento de vehículos, el cual permite a compradores extender el pago de sus vehículos a largo plazo a cambio de pagar una taza de interés emitida por alguna casa crediticia sugerida por el concesionario o por el banco del comprador.

Con el financiamiento a través de concesionarios, el vendedor de autos toma los datos del comprador y los manda a una casa crediticia que tenga algún convenio con el establecimiento.

La segunda alternativa es cuando el comprador va por su parte y consigue financiamiento con otra entidad crediticia, usualmente su propio banco, Éste proceso es considerado como “préstamo directo“.

¿Cuál es mejor?

Aunque un concesionario puede ofrecer una buena oferta, es mejor acudir saltar al concesionario en el proceso de financiamiento, ya que éstos reciben una comisión por pasar el préstamo a la casa crediticia. Esta comisión es luego agregada a al préstamo del comprador. Por lo que el cliente acaba pagando el precio del auto, los intereses de la casa crediticia y la comisión del concesionario, la cual es usualmente de 1%, explica American Financial Solutions.

Ver artículo completo AQUÍ