Presencias de lujo: Manu Ginóbili y Kobe Bryant están en el estadio para ver a la selección argentina frente a Francia

La selección argentina de básquet está de nuevo entre los mejores cuatro equipos del mundo. Cuando parecía que la Generación Dorada había logrado hitos que no se iban a repetir en el corto tiempo, producto de la despedida de la mejor camada de jugadores de toda la historia en el país, el legado que dejó más de 10 años en la elite de este deporte surgió efecto rápido.

Con la continuidad de Luis Scola, el capitán de este nueva generación, sumado al presente arrollador de Facundo Campazzo, ya considerado uno de los mejores bases del mundo a pesar de no jugar en la NBA, más la suma de jugadores como Nicolás Laprovittola y Patricio Garino, ambos con pasado en la mejor liga del mundo, y jóvenes valores como Marcos Delía y Gabriel Deck, la Argentina se posicionó entre los mejores del mundo una vez más.

Ver artículo completo AQUÍ