A diez años del devastador terremoto que mató a más de 200.000 personas, Haití sigue en ruinas

(150109) -- PUERTO PRINCIPE, enero 9, 2015 (Xinhua) -- Imagen del 16 de enero de 2010 de bomberos israelíes rescatando a una persona herida de entre los escombros de un edificio derruido luego de un terremoto en Puerto Príncipe, capital de Haití. El gobierno de Haití ondeará a media asta la bandera nacional haitiana el 12 de enero y lo declaró como "día de recuerdo y reflexión", con motivo del quinto aniversario del terremoto que provocó la muerte de miles de personas. Para conmemorar la fecha, el Vaticano organizará el sábado 10 de enero, un evento especial, con el objetivo de renovar la comunicación y la colaboración del Vaticano con la Iglesia de Haití y su solidaridad con el pueblo haitiano, señaló un comunicado del arzobispado de Puerto Príncipe. El 12 de enero del 2010, Haití fue afectado por un terremoto de 7.3 grados en la escala de Richter que dejó 222,570 muertos, un millón y medio de damnificados y pérdidas materiales por 7,900 millones de dólares estadounidenses. Las ciudades más afectadas fueron Puerto Príncipe, y Leogane y Jacmel, en el sur y suroeste del país. Cinco años después del seísmo, el número de damnificados se redujo a 85,432 personas (22,741 familias) que viven en un total de 123 campamentos, según el informe de la Matriz de Seguimiento de Desplazados en Haití, difundido por la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) en octubre de 2014. El gobierno estadounidense respaldó los esfuerzos del presidente Martelly y ha distribuido 3,100 millones de dólares estadounidenses hasta octubre de 2014, de los 4,000 millones de dólares estadounidenses que prometió luego de producirse la tragedia. Según Washington, a la fecha, la ayuda estadounidense ha permitido devolver sus hogares a 328,000 haitianos, retirar 2.7 millones de metros cúbicos de escombros, ampliar el acceso a los servicios básicos de salud, luchar contra una epidemia de cólera a través de un fondo de 95 millones de dólares estadounidenses, y ampliar la producción de más de 70,000 trabajadores, mientras que la Comisión Europea (CE), entre tanto, ha aportado 883 millones de euros (1,043 millones de dólares estadounidenses) a Haití, entre 2008 y 2013 para ayudar a este país a erradicar la pobreza, mejorar los estándares de vida de la población y fomentar el desarrollo socioeconómico a largo plazo. (Xinhua/David de la Paz) (vf) (fnc)

Más de 1,5 millones de haitianos quedaron sin hogar, dejando a las autoridades de la isla y a la comunidad humanitaria internacional ante un desafío colosal en un país que carece de un registro de tierras o de reglas de construcción.

“Ha sido una década perdida, totalmente perdida”, dijo el economista haitiano Kesner Pharel a la AFP. “La capital no ha sido reconstruida, pero nuestra mala gobernanza no es responsabilidad exclusiva de las autoridades locales; a nivel internacional no hemos visto un mecanismo para administrar la ayuda que permita que el país se beneficie”.

Los miles de millones de dólares prometidos por los donantes internacionales en las semanas posteriores a la catástrofe parecen haberse desvanecido, alimentando la amargura de los sobrevivientes que están hoy expuestos a los mismos peligros que existían antes del terremoto.

Ver artículo completo AQUÍ