Biden deshace importantes legados de Trump

En el primer día de su mandato el presidente Joe Biden dejó sin efecto varias medidas legales que habían sido ejecutadas por su predecesor, Donald Trump.
Actuando horas después de tomar el juramento del cargo, Biden “barrió” con acciones ejecutivas de Trump que tienen que ver con respuesta a la pandemia, medio ambiente, políticas antiinmigrantes, recuperación económica y restaurar los esfuerzos federales encaminados a promover la diversidad.
Moviéndose con una urgencia no vista por ningún otro presidente de los EEUU en años recientes, Biden firmó 17 órdenes ejecutivas, memorandos y proclamaciones de la Oficina Oval. Entre las medidas que tomó el presidente se encuentran las órdenes de volver a unirse al acuerdo climático de París y poner fin a la prohibición de viajar a países predominantemente musulmanes y africanos.
“Seguiremos adelante con rapidez y urgencia, porque tenemos mucho que hacer en este invierno de peligros y posibilidades significativas”, dijo Biden durante su discurso inaugural en el Capitolio, entregado a una multitud encogida por los riesgos del coronavirus y las amenazas de violencia. “Mucho para reparar. Mucho para restaurar. Mucho para curar. Mucho que construir y mucho que ganar “.
En sus comentarios, Biden hizo hincapié en la unidad de propósito, instando a los estadounidenses a “verse entre sí no como adversarios sino como vecinos” y suplicó a los ciudadanos y líderes que “unan fuerzas, detengan los gritos y bajen la temperatura”.
Pero sus primeras acciones en el cargo no tuvieron como objetivo el compromiso y la cooperación con sus adversarios, sino que sugirieron una determinación para borrar rápidamente gran parte de la agenda de Trump. Se incluyeron en cuatro categorías amplias que sus asesores describieron como las “crisis convergentes” que heredó al mediodía del miércoles: la pandemia, las luchas económicas, los problemas de inmigración y diversidad, y el medio ambiente y el cambio climático.
Momentos después del discurso inaugural de Biden, el líder de un grupo de defensa conservador subrayó la división que permanece en Washington, acusando al presidente de tomar medidas el primer día que “harán que Estados Unidos sea menos seguro, menos libre y menos próspero”.
“Al comenzar hoy la administración de Biden, los conservadores están preparados para luchar contra las políticas destructivas de la extrema izquierda”, dijo Jessica Anderson, directora ejecutiva de Heritage Action.