Bolivia: se suman denuncias por corrupción, fraude y malos manejos de empresas públicas durante los años de Evo Morales

Una orden de aprehensión contra Evo Morales, acusado de sedición y terrorismo, destapes de denuncias de malos manejos en empresas e instituciones públicas que salpican la gestión del expresidente y de algunos de sus ex ministros, y detenciones de exfuncionarios han marcado la penúltima semana del año en Bolivia.

El caso más sonado de las últimas horas corresponde a la Empresa Nacional de Telecomunicaciones (ENTEL), que de acuerdo a auditorías ordenadas por el nuevo ministro de Obras Públicas, Iván Arias, sufrió pérdidas de alrededor de Bs 1.700 millones (unos 250 millones de dólares) en el periodo 2006-2019, que corresponde a la gestión gubernamental de Morales. La documentación presentada por el ministro Arias y por el ahora máximo ejecutivo de la estatal de telecomunicaciones, Elio Montes, compromete particularmente al exministro Oscar Coca Antezana y a algunos de sus colaboradores. En una rueda de prensa, tanto Arias como Montes afirmaron que el anterior Gobierno usaba a ENTEL como su “caja chica” para financiar incluso eventos artísticos y deportivos con afines al MAS.

Otra de las denuncias ha derivado en la reciente detención de ex funcionarios del ministerio de Comunicación por el caso de la contratación directa de la empresa mexicana Neurona Consulting, que habría provocado un daño al Estado boliviano por alrededor de Bs 13 millones (unos 2 millones de dólares). Por esta situación, el nuevo gobierno ha pedido la detención de la exministra de comunicación Gísela López, de la gestión de Evo Morales, que se encontraría en Argentina, según dijo Roxana Lizárraga, que ocupa desde hace poco más de un mes esa cartera. Son unas 22 personas las acusadas de cometer en este caso los delitos de uso indebido de infuencias, negociaciones incompatibles con el ejercicio de funciones públicas, incumplimiento de deberes, contratos lesivos al Estado y conducta antieconómica.

Ver artículo completo AQUÍ