El Tribunal Supremo suspendió ejecución de hispano que pidió pastor lo acompañe

El Tribunal Supremo otorgó un indulto de última hora a un recluso de Texas que quiere que su predicadora esté físicamente a su lado y que ore por él de manera audible en el momento de su ejecución.
Apenas unas horas antes de la ejecución de John Henry Ramírez, el tribunal emitió una orden de un párrafo concediendo su solicitud de suspensión de la sentencia de pena de muerte.
Ramírez presentó su solicitud ante el Supremo porque el Departamento de Justicia Criminal de Texas le informó que no permitirá que la pastora del preso “imponga las manos” sobre él y ore de manera audible durante la ejecución.
El Tribunal Supremo ordenará una sesión informativa completa sobre el caso, que se agregará al expediente del tribunal en octubre o noviembre.
Antes de que se pronunciara el Supremo, el estado de Texas y dos tribunales inferiores habían rechazado la solicitud del hispano, al considerar que iba contra la normativa estatal.
Texas había pedido al Supremo que rechazara la petición de Ramírez, y el Departamento de Justicia Criminal del estado rechazó que su pastora pudiera poner sus manos sobre el preso y orar en voz alta durante la ejecución, por considerar que eso podría complicar el proceso.