Evo Morales renuncia a la presidencia de Bolivia en medio de protestas y presión de las Fuerzas Armadas

Evo Morales renunció este domingo a la presidencia de Bolivia, poco después de que el comandante en jefe de las Fuerzas Armadas le pidió dejar el cargo para garantizar la estabilidad en la nación en medio de protestas por su cuestionada reelección en los comicios del 20 de octubre, en los que hubo denuncias de fraude. Su salida tras casi 14 años en el cargo sumió a Bolivia en un vacío institucional, pues quienes debían sucederlo también dimitieron este domingo.

Entrada la noche, el renunciante Morales dijo en su cuenta de Twitter que la policía anunció que tiene una orden detención «ilegal» en su contra. «Asimismo, grupos violentos asaltaron mi domicilio. Los golpistas destruyen el Estado de Derecho», señaló Morales.

Sin embargo, en declaraciones a la televisión privada, el general Yuri Vladimir Calderón, comandante nacional de la Policía, negó las afirmaciones del expresidente boliviano. «Quiero hacer conocer a la población boliviana que no existe orden de aprehensión alguna contra funcionarios del Estado como Evo Morales y los ministros de su gabinete».

El líder indígena, que había asumido el poder en 2006, ganó las elecciones de octubre pasado, pero el conteo de votos se detuvo inexplicablemente durante casi un día, lo que provocó las acusaciones de fraude y disparó protestas de la oposición, huelgas y bloqueos de carreteras.

«Tengo la obligación de buscar esta paz (…) por esta y muchas razones estoy renunciando, enviando mi carta de renuncia a la Asamblea Legislativa Plurinacional de Bolivia», dijo Morales en un mensaje televisado durante la tarde para informar su dimisión. En el mismo, Morales denunció que con su renuncia se consuma el “golpe de Estado que hemos venido denunciando desde el 21 de octubre”, un día después de los polémicos comicios.

Ver artículo completo AQUÍ