Intenso pero más respetuoso: Debate Harris y Pence

Fue posible escuchar cada una de las frases de los candidatos, una diferencia enorme con el debate presidencial entre Joe Biden y el presidente Donald Trump, en el que el presidente, en su mayoría, interrumpió a Biden constantemente, y quien más perdió fue la audiencia. Esta noche, Pence y Harris se respetaron y respetaron los tiempos y a la moderadora Susan Page, mucho más. 

El coronavirus era especialmente importante en este debate porque ocurre justo después de que se conocen más de una docena de casos de COVID-19 dentro de la misma Casa Blanca, incluyendo al presidente. 

Pero también, sobre todo, porque Pence es quien lidera la respuesta a la pandemia. Harris dijo que Trump y su Gobierno no tienen un plan, lo cual técnicamente no es cierto: el plan de Trump es apostarle a tener una vacuna lista antes de fin de año. Para Pence y Trump, sin embargo, como muestran las últimas encuestas, es difícil evitar que los votantes asocien las más de 211,000 muertes estadounidenses y 7.5 millones de contagios con su gestión. 

No se mencionó mucho en el debate presidencial, pero sabemos por las encuestas nacionales que es un tema importante para los votantes más jóvenes. Harris criticó a la Administración Trump por no creer en la ciencia y no seguir los consejos de los expertos, tanto en la pandemia, como en la emergencia climática. Los republicanos y conservadores, a grandes rasgos, alegan que el cambio climático es un fenómeno natural, no uno causado por la contaminación producto de la actividad humana. 

Ninguno de los candidatos evitó el tema de la injusticia racial que ha desatado protestas masivas por todo el país en los últimos meses, dejando en claro una de las diferencias más profundas entre los candidatos a la vicepresidencia y los candidatos Trump y Biden.

Pence dijo que confiaba «en nuestro sistema de justicia» y dijo que era un «gran insulto» sugerir que las fuerzas del orden actúan de manera sesgada por defecto.

Harris hizo historia este miércoles al ser la primera mujer negra y de origen asiático en participar en un debate electoral como candidata de uno de los dos grandes partidos.