Trump se niega a firmar el paquete de ayudas y lo devuelve al Congreso

El presidente Donald Trump se negó a firmar este martes el paquete económico por la pandemia que el Congreso aprobó y envió a la Casa Blanca, catalogándolo de “inadecuado”, y pidió que lo enmienden con más dinero para los cheques de ayuda.
Su negativa pone en riesgo el acuerdo alcanzado a contrarreloj por los líderes del Congreso tras meses de negociaciones estancadas, en el cual también estuvo involucrado en estos últimos días el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin. Y pone también en riesgo las ayudas que miles de personas desempleadas esperan en medio de un recrudecimiento de la pandemia en el país.
El proyecto de ley “es muy diferente a lo anticipado. Es realmente una desgracia”, dijo durante un video de unos 4:00 minutos publicado en su cuenta de Twitter.
“Estoy pidiendo al Congreso que enmiende este proyecto de ley e incremente la cantidad ridículamente baja de $600 a $2,000 o $4,000 por pareja”, dijo el jefe de estado refiriéndose al cheque de $600 estipulado en la legislación para la mayoría de los contribuyentes.
Trump se quejó de que la legislación concede el cheque a las familias de estatus mixto, donde solo uno de los cónyuges cuenta con un número de Seguro Social. Sin embargo expertos consultados por Univision Noticias explicaron que en esos casos solo lo recibirá la persona de esa familia que cuente con un número de Seguro Social válido y por ende no será enviado a los migrantes indocumentados.
En el cheque anterior, ciudadanos y residentes se quedaron sin la ayuda en medio de la crisis por ser parte de una familia de estatus mixto, incluyendo sus niños nacidos en el país.
“El paquete de ayudas también permite los cheques para los miembros de una familia con indocumentados, permitiendo que reciban (…) más que lo que reciben los estadounidenses”, dijo de forma inexacta sobre los montos.
Trump reclamó también por una lista de items incluidos en la legislación, incluyendo $505 millones para Belice, Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua y Panamá.
“El Congreso halló dinero abundante para otros países, cabilderos e intereses especiales, mientras que enviaron lo mínimo al pueblo estadounidense, que lo necesita. Y no fue su culpa (de los estadounidenses), fue culpa de China”, indicó refiriéndose a sus denuncias reiteradas de que las autoridades chinas ocultaron información sobre las características del coronavirus.