Las piscinas pueden contener gérmenes peligrosos ¿cómo protegerse?

Las piscinas representan un gran peligro de infección que permanece oculto bajo el agua. Aunque se vean transparentes y aparentemente limpias, las aguas de los natatorios públicos portan gérmenes que pueden enfermar a quienes nadan allí.

En un nuevo informe recién dado a conocer por los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) donde se advierte que las infecciones por criptosporidiosis están creciendo desde 2009 a un ritmo del 13%, las autoridades informan que ésta es la principal causa de brotes de diarrea relacionados con el agua y la tercera causa de diarrea asociada con el contacto con animales en Estados Unidos. Entre 2009 y 2017 afectó a casi 7,500 personas en 40 estados.

Ver artículo completo AQUÍ