¿Pueden ciertos insectos convertirse en superalimentos?

Encontrar una mosca en la sopa es una de las escenas más parodiadas para retratar las plagas que pueden encontrarse en restaurantes. Sin embargo, en muchas regiones y culturas del mundo ciertos insectos como grillos y cucarachas, o arácnidos, suelen formar parte de las dietas por sus propiedades nutritivas.

¿Tú te alimentarías con estos especímenes si la ciencia lo recomendara? Un nuevo estudio tal vez te ponga en una encrucijada, ya que encontró que ciertos insectos tendrían importantes propiedades antioxidantes capaces de mejorar la salud celular.

La entomofagia, o ingesta de insectos y arácnidos, es una opción común para muchos mamíferos, aves y reptiles para conseguir proteínas. Sin embargo, esta práctica no se limita solo a estos grupos. En países de Asia, como Indonesia, África, como Sudáfrica, o Suramérica, como México, es muy popular acompañar platillos autóctonos con orugas, libélulas, tarántulas o saltamontes.

Ver artículo completo AQUÍ