Una ley abre la puerta a discriminar laboralmente a la comunidad LGBTQ

Está prohibido discriminar a trabajadores pero allá donde se aduzca que hacerlo forma parte de la libertad religiosa, se abre el camino a la excepción.

Esta es la propuesta de una regla del Departamento de Trabajo cuyo periodo de comentarios finaliza el lunes 16 de septiembre y que permite a contratistas federales a desarmar esas protecciones a la discriminación algo que la comunidad LGBTQ teme que les afecte de lleno aunque no solo a ellos.

Las protecciones a personas vulnerables se han ido reforzando de forma específica para hacer énfasis en la raza, el género, el origen de nacimiento, incapacitados y recientemente las diversas preferencias sexuales. Solo se permitía aducir la libertad de credo a organizaciones religiosas para justificar la no contratación de personas de distintas creencias.

Ahora la Administración conservadora de Donald Trump quiere admitir que otras organizaciones no religiosas pero que estén ligadas a una organización de fe o empleadores con principios sinceramente religiosos puedan ampararse en esta excepción que además se ensancha con un lenguaje poco preciso al definir religión o prácticas o creencias.

Ver artículo completo AQUÍ