Alertan por el intenso calor que amenaza a los indocumentados que cruzan la frontera

Perdidos durante dos días en el desierto de Yuma, Arizona, y con las reservas de agua agotadas, tres migrantes estuvieron en peligro de muerte debido a las altas temperaturas que empiezan a azotar la ruta que recorren los indocumentados al cruzar la frontera de México a Estados Unidos.

Por fortuna uno de ellos llevaba un teléfono celular, por lo que al verse abatidos por el calor tuvieron que llamar al 911 para ser rescatados.

La Patrulla Fronteriza recibió el reporte de la línea de emergencias la tarde del pasado jueves que advertía del inminente peligro que atravesaban los tres migrantes.

Tras un hora de búsqueda, la unidad de rescate logró dar con el paradero de los tres indocumentados de origen mexicano, de 23, 24 y 32 años de edad, quienes estaban deshidratados, débiles y cansados.

Los agentes les proporcionaron agua y una vez que se recuperaron fueron deportados de forma inmediata a México.

En los últimos días la Patrulla Fronteriza ha registrado un incremento en el número de rescates de indocumentados en peligro debido al calor.

Las autoridades alertaron sobre los riesgos de insolación y deshidratación que puede provocar la muerte en una zona tan inhóspita como lo es el desierto de Arizona, donde en el 2019 murieron 171 migrantes, una cifra que repuntó con respecto al año anterior cuando hubo 133 muertos, de acuerdo con datos de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM).

A lo largo de la frontera entre México y Estados Unidos, entre el 2014 y el 2019 se contabilizaron un total de 2,403 migrantes muertos.

La mayoría de las muertes han ocurrido en los meses de junio y julio, cuando el calor arrecia y el termómetro llega a superar los supera 120 grados Fahrenheit (48 centígrados).

“Físicamente un ser humano no puede llevar consigo suficiente agua como para atravesar nuestros desiertos inhóspitos con estas temperaturas crecientes y sobrevivir”, advirtió la Patrulla Fronteriza. “Además, cuando el agua se calienta a más de 80 grados Fahrenheit, se vuelve difícil de beber. Cruzar el desierto en estas condiciones es peligroso y puede resultar fatal”.

Ver artículo completo AQUÍ