Cámara de seguridad capta chofer “racista” de UPS

Cuando un conductor de UPS entró al porch delantero de una casa de Milwaukee el mes pasado, el hombre miró el nombre del destinatario del paquete: Hugo Avilés.

Momentos después, sin tocar el timbre ni tocar la puerts, comenzó a escribir un aviso de intento de entrega fallido y explicó por qué Avilés, un policía latino, no recibía su paquete.

“Ahora no entiendes nada porque eres un estúpido m ———- que no puede leer y escribir y hablar el maldito idioma inglés”, dijo el hombre en una grabación del incidente del 17 de diciembre, que fue capturada por la cámara de seguridad de Avilés y publicada en las redes sociales.

Después de que activistas en Milwaukee realizaran una conferencia de prensa para instar a la empresa a tomar medidas, UPS anunció que el conductor, a quien la empresa no nombró, había sido despedido.

“No hay lugar en ninguna comunidad para el racismo, la intolerancia o el odio”, dijo un portavoz de la compañía a NBC News. “Esto es muy grave y tomamos medidas de inmediato, terminando el empleo del conductor”.

“Solo queremos asegurarnos de que UPS sea serio y quiera hacer las paces con la comunidad latina”, dijo Shirley Aviles, la madre del hombre, a The Washington Post.

El video del incidente del 17 de diciembre muestra al conductor de UPS no identificado acercándose a la puerta principal de Avilés alrededor de las 7 p.m. Después de su perorata, el conductor pegó la nota de entrega fallida en la puerta, moviendo la cabeza en aparente desaprobación.

Aunque el hombre no nombró explícitamente a Avilés en sus “comentarios racistas”, Shirley Avilés le dijo a The Post que no tiene ninguna duda de que el conductor se refería a su hijo, cuyo nombre estaba impreso en la caja.

“Nunca conoció a mi hijo”, dijo la madre de 45 años. “Lo está basando únicamente en el apellido latino … Lo decía en serio. Lo envió de vuelta. Fue malicioso “.

Horas más tarde, Avilés, de 23 años, que estaba durmiendo en su casa cuando llegó el repartidor y esperaba el paquete con un regalo de Navidad, se despertó con las notificaciones de su cámara de seguridad Ring. (Ring es un producto de Amazon. El director ejecutivo de Amazon, Jeff Bezos, es dueño de The Washington Post). Fue entonces cuando vio la grabación de los comentarios del conductor y la compartió con su madre, quien la publicó en sus redes sociales.

Al día siguiente, a través de un familiar que trabaja en UPS, la empresa se disculpó y dijo que querían charlar, dijo Shirley Avilés. Ella se negó a hablar hasta volver a ver el video y organizar una lista de demandas.

El paquete finalmente llegó tres días después de Navidad, pero solo después de que su hijo tuvo que llamar para hacer un seguimiento nuevamente, dijo.

Luego, durante casi tres semanas, Avilés dijo que la familia no escuchó nada de UPS. El martes, la familia Avilés y los activistas locales realizaron una conferencia de prensa exigiendo que se despida al conductor e instando a la empresa a invertir más en capacitación sobre diversidad.

Darryl Morin, presidente de Forward Latino, acusó a UPS de no tener interés en investigar el evento o corregir el comportamiento del conductor.

“Como tal, esto ya no es un problema de un solo conductor deshonesto, sino de la falla de UPS de comprometerse con la excelencia operativa y, lo que es más importante, la falla de la gerencia de UPS de combatir el odio dentro de su empresa”, dijo Morin en la conferencia de prensa.

Horas más tarde, la compañía llamó a Morin para anunciar que el conductor había sido despedido el mes pasado, le dijo a The Post.