Denuncian agentes de EEUU detuvieron a cientos de migrantes en Guatemala

El pasado 15 de enero, cuando la primera caravana migrante de 2020 cruzaba por Guatemala en su camino hacia Estados Unidos, agentes del Departamento de Seguridad Nacional (DHS) participaron allá en una operación secreta que detuvo y deportó a cientos de migrantes hondureños. Los subieron a camionetas pagadas por el gobierno de EEUU para que los procesaran y devolvieran a su país, según un informe difundido por senadores demócratas en el Comité de Relaciones Exteriores.
El reporte detalla cómo oficiales del DHS en Guatemala “hicieron un mal uso de los fondos” del Departamento de Estado para alquilar vehículos sin identificación y contratar a conductores para recoger a los migrantes detenidos y llevarlos de regreso a la frontera con Honduras.
Los legisladores demócratas lo catalogan como una violación a las normas del Departamento de Estado que prohíbe a los agentes que trabajan en oficinas en el extranjero participar directamente en operaciones policiales y migratorias en otros países. Además, devolver a personas que huyen de sus comunidades buscando refugio quebranta tratados internacionales firmados por EEUU.
Los oficiales del DHS que habrían participado en la operación tachada de “imprudente” y “no autorizada” estaban en Guatemala brindando capacitación a las agencias policiales de ese país en sus acciones contra el narcotráfico y para fortalecer las medidas de seguridad en sus fronteras. Han estado allí desde hace varios años, incluyendo la administración de Barack Obama.