DETIENEN EN LA FRONTERA A 225 DE CENTROAMERICA

Un grupo de 250 inmigrantes indocumentados llegó a la frontera por Antelope Wells, un punto remoto y poco poblado al sur de Nuevo México, la madrugada del 30 de julio y todos fueron detenidos por la Patrulla Fronteriza (CBP). Estaba compuesto principalmente por familias y menores no acompañados procedentes de Centroamérica, que decidieron arriesgarse a cruzar a Estados Unidos pese a que el gobierno de Donald Trump ha implementado en los últimos meses un conjunto de políticas para frenar la entrada de nuevos migrantes al país o para que esperen en países vecinos.

El grupo entero fue llevado a las estaciones de Lordsburg y Deming —a casi dos horas de la frontera— para su procesamiento. «A pesar de que las temperaturas han aumentado a niveles peligrosos, las organizaciones criminales continúan explotando vidas humanas inocentes para obtener ganancias ilícitas sin importarles los riesgos asociados a estas prácticas peligrosas», dice en su comunicado CBP.

La Patrulla Fronteriza no reportaba la llegada de un grupo tan numeroso en este punto desde el 11 de febrero pasado, cuando comenzaban a crecer sin control los arrestos en la frontera sur. A las 12:01 de la madrugada de ese día las autoridades detuvieron a 330 personas. Era el grupo número 28 con más de 100 inmigrantes que habían detenido en el año fiscal solo en el sector de El Paso, el segundo con mayor número de arrestos en la frontera.

Recién en junio, los números de aprehensiones de indocumentados bajaron por primera vez en el año: 28% en relación con el mes anterior. Para entonces, las autoridades federales de Estados Unidos lo atribuían a los esfuerzos del gobierno mexicano por frenar el flujo de migrantes con el envío de la guardia nacional a sus fronteras y al ampliar la política de recibir en su territorio a los solicitantes de asilo centroamericanos devueltos por Estados Unidos, lo que se conoce como el Protocolo de Protección de Inmigrantes. México puso en marcha y ratificó este pacto pese a que no posee la estructura para hacerlo y ya muchos albergues en ciudades de su frontera hablan de un colapso.

Ver artículo completo AQUÍ