El caso de robo de identidad contra tres inmigrantes indocumentados que divide al Tribunal Supremo

El Tribunal Supremo estuvo dividido esta semana en torno al procesamiento judicial de inmigrantes indocumentados acusados a nivel estatal de robo de identidad o uso de documentos robados, para obtener empleo, en un caso en el que Kansas y la Administración Trump miden fuerzas sobre el reforzamiento de las leyes migratorias.

Los nueve jueces vitalicios del Tribunal Supremo escucharon ayer miércoles los argumentos orales en un caso de Kansas, que apeló la anulación de la condena de tres inmigrantes acusados de robo de identidad.

Un tribunal de apelaciones había reafirmado las condenas de Ramiro García, Donaldo Morales y Guadalupe Ochoa Lara, tres inmigrantes indocumentados del Condado Johnson acusados de usar tarjetas de Seguro Social robadas para obtener empleo en varios restaurantes.

Ver artículo completo AQUÍ