El paquete económico que fue aprobado ayer en la cámara de representantes de EEUU que incluye a los indocumentados

El Departamento se Servicios Sociales de California (CDSS) anunció que la ayuda económica para indocumentados comenzará a partir del lunes 18 de mayo mediante el programa Disaster Relief Assistance for Immigrants Project (DRAI).

Esta ayuda llega después que el gobernador Gavin Newsom anunciara en abril la asistencia de ayuda por desastre, financiada por el estado para adultos indocumentados que no son elegibles para otras formas de asistencia, como la asistencia bajo la Ley de Ayuda, Alivio y Seguridad Económica de Coronavirus (CARES) ni beneficios de desempleo por la pandemia debido a su estado migratorio.

Un adulto indocumentado que califica puede recibir $500 en asistencia directa, con un máximo de $1,000 en asistencia por hogar. Desde el anuncio, muchos indocumentados han estado al pendiente para poder solicitar en cuanto se abra el periodo de solicitud.

Entre ellos está la señora Magdalena, de 47 años, quien es indocumentada y se identifica como una trabajadora esencial ya que hasta hace poco laboraba confeccionando cubrebocas en una fábrica de coser.

“Pero ya llevo una semana sin trabajar porque mi mamá, de 74 años, se puso enferma y no sabemos si es del coronavirus”, dijo Magdalena, quien prefirió no dar su apellido por seguridad. “Mi hija ya la llevó el lunes a la clínica, pero no le quisieron hacer el examen [del coronavirus]”.

Magdalena dijo que la semana perdida de trabajo la atrasa en sus pagos y si recibiera la ayuda del gobierno estatal podría cerrar la brecha de esta falta de ingresos para su familia de cuatro miembros.

“Ya tomé información de CHIRLA y dijeron que lo podemos hacer por teléfono”, indicó Magdalena. “Esto me ayudaría para pagar la renta”.

Otro posible beneficiado es el señor Julio Peralta, quien es padre soltero de un adolescente de 16 años y una niña de 12, quien tiene una condición de espina bífida.

Peralta expresó que ni él ni sus hijos tienen documentos legales en el país ya que llegaron hace cinco años a Los Ángeles, de Guatemala, con la esperanza de obtener una cura para su hija mejor.

“Pero ahorita con la pandemia ya me atrasé en mis pagos de la renta de abril y mayo”, dijo Peralta quien no esta trabajando.

Ver artículo completo AQUÍ