Entre prohibiciones y amenazas: cómo la política migratoria de Trump cambió las reglas de juego en EEUU

Two people walk towards metal bars marking the United States border where it meets the Pacific Ocean Wednesday, March 2, 2016, in Tijuana, Mexico. Former Mexican President Vicente Fox on Wednesday stood by his comparison of Donald Trump to Adolf Hitler, saying the Republican presidential front-runner “believes in the white supremacy.” Fox is calling on Americans to “wake up” from “this Republican nightmare.” He made the remarks Wednesday in an interview taped for Fox News Channel’s “Hannity.” Trump has angered many Mexicans for his campaign rhetoric denigrating some immigrants as "rapists" who bring crime and drugs to the United States, and his promise to build a wall along the entire US-Mexico border. (AP Photo/Gregory Bull)

Entre prohibiciones y amenazas: cómo la política migratoria de Trump cambió las reglas de juego en EEUU

La expulsión de inmigrantes que llevan tiempo en el país que carecen de antecedentes criminales y nunca estuvieron indocumentados y las separaciones de familias en la frontera a pesar de una orden judicial que prohíbe hacerlo, marcaron la política migratoria del gobierno de EEUU en 2019.

Esto tiene como trasfondo el hecho de que no hay señales de encontrar una solución política permanente para los 11 millones de indocumentados que viven en el país, entre ellos unos 700,000 dreamers.

Desde los primeros días de enero el gobierno amenazó con más redadas, nuevas restricciones, derogaciones y cambios a reglamentos de la ley de inmigración, todo sin la participación del Congreso.

“Perdimos la esperanza”, dijo la inmigrante peruana Patricia García poco antes de salir del país, el 2 de enero, tras vivir junto a su esposo y familia por más de 25 años en Estados Unidos. Ambos libraron una larga batalla judicial que comenzó con un pedido de asilo que se extravió y apareció años más tarde.

García y su familia llegaron en 1993 y su caso se encontraba suspendido por orden de un juez. Pero por una decisión tomada en 2018 por el entonces fiscal general Jeff Sessions, su caso fue reabierto y las autoridades procedieron a ejecutar una orden de deportación en su contra que fue emitida tras perder el caso.

Como ellos, otros 350,000 casos corren la misma suerte.

Ver artículo completo AQUÍ