ICE emplea datos de apps de juegos, clima o compras para localizar y detener a inmigrantes indocumentados

El Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) se ha visto envuelto en una nueva polémica por el uso de datos personales para rastrear y detener a inmigrantes en Estados Unidos.

El Gobierno que preside Donald Trump ha comprado el derecho a usar una base de datos privada que mapea el movimiento de millones de teléfonos celulares gracias a los datos de aplicaciones de juegos, clima y compras a las que los usuarios autorizan el acceso a la ubicación del aparato.

La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) ha usado esta información para que detectar a inmigrantes en lugares remotos cerca de la frontera mexicana gracias a la actividad de los celulares, y al Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) le ha servido para localizar y detener a indocumentados, según informa el diario The Wall Street Journal.

La data permitió a los servicios fronterizos encontrar un túnel que unía México con un abandonado restaurant de Kentucky Fried Chicken, cerca de San Luis, Arizona.

Según conocedores de la operación, realizada en 2018, el uso de celulares en la excavación fue clave para dar con el paso bajo tierra. En esa oportunidad los agentes arrestaron al dueño del local, Iván López, por los cargos de conspiración en la construcción del túnel. En los registros de la detención, sin embargo, no se menciona el uso de la data de celulares.

El Departamento de Seguridad Nacional ha confirmado la compra del acceso a la base datos, per no ha detallado cómo se está utilizando.

Bryan Cox, vocero de ICE, aseguró que la agencia federal “generalmente” no usa datos de localización en sus operaciones, pero ha puntualizado: “No discutimos las tácticas o técnicas que usamos para hacer cumplir la ley, así como tampoco discutimos la existencia o no de nuestras capacidades específicas”.

Ver artículo completo AQUÍ