La Corte Suprema abrió la puerta para deportar a residentes que cometen delitos

Vista del edificio del Tribunal Supremo estadounidense en Washington DC (EE.UU.). EFE/Michael Reynolds/Archivo

Los residentes legales permanentes que cometen un delito grave pueden ser deportados. Así concluyó la Corte Suprema de Justicia en un fallo dividido 5-4 emitido este jueves tras una larga batalla judicial iniciada por un inmigrante originario de Jamaica involucrado en un tiroteo en casa de su novia.

El dictamen defiende la lectura severa de la ley de inmigración, restringiendo el beneficio de la residencia ( green card o tarjeta verde) a los no ciudadanos que enfrentan un proceso de expulsión de Estados Unidos.

El juicio corresponde al caso de Andre Martello Barton, de 41 años, quien desafió en los tribunales su permanencia en el país tras recibir una orden de deportación por haber recibido condenas en 1996, 2007 y 2008.

Jueces conservadores de instancias inferiores se inclinaron por aceptar el intento del gobierno para deportar a Barton, pero el inmigrante, padre de 4 hijos, apeló y logró una decisión favorable. La diferencia de opiniones permitió escalar el caso hasta el máximo tribunal de justicia del país.

Ver artículo completo AQUÍ