La trágica muerte de un padre migrante y su hija en la frontera gravitó sobre el primer debate presidencial demócrata

La noche estuvo marcada por la terrible fotografía de Óscar Martínez y su pequeña hija Valeria, quienes murieron ahogados tratando de cruzar el Río Bravo para pedir asilo en EEUU, y se han convertido en el símbolo de la padecimientos de quienes migran desde Centro América.

Manejar diez personas con aspiraciones presidenciales en un mismo escenario, que quieren acaparar lo más que puedan de las dos horas que van a estar en televisión nacional, es una labor ardua, como demostró la primera jornada del primer debate demócrata que se realizó este miércoles en Miami, Florida.

Ver artículo completo AQUÍ