Lo iban a deportar y ahora recibirá una compensación de 190,000 dólares: el feliz final de la historia de un veterano hispano

Hace casi un año Jilmar Ramos-Gómez, ciudadano estadounidense de origen hispano, fue detenido en un hospital de Michigan, acusado de causar daños menores en esa propiedad. Tras ser arrestado lo llevaron erróneamente a un centro de detención del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) con fines de deportación. Luego de pasar 27 días detenido fue liberado debido a la decisión de un juez y las presiones de su familia.

La ciudad de Grand Rapids, Michigan, acordó el pago de una compensación de 190,000 dólares a Ramos con el fin de resolver una denuncia interpuesta por la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) de Michigan y el Centro de Derechos Migratorios de ese estado.

La denuncia sostiene que el capitán de policía Curtis VanderKooi, que ordenó entregarlo a las autoridades migratorias, discriminó a Ramos-Gómez basándose en su raza, lo que viola la Ley Estatal de Derechos Civiles Elliott-Larsen.

Ver artículo completo AQUÍ