Más de 330,000 inmigrantes que Administración Trump rechaza realizan trabajos esenciales contra coronavirus

El Gobierno del presidente Donald Trump ordenó la terminación de dos programas que protegen a miles de inmigrantes trabajadores, pero que en estos momentos son esenciales para la lucha contra el coronavirus.

Se trata de 202,500 receptores del programa de los Llegados en la Infancia (DACA) y de 131,300 extranjeros adscritos al Estado de Protección Temporal (TPS) de El Salvador, Haití y Honduras. La mayoría de esos inmigrantes llevan más de dos décadas en el país y tienen familias que mantener.

Con la emergencia de coronavirus, estos inmigrantes que luchan por permanecer en el país están mostrando su valía protegiendo la salud y la seguridad de los estadounidenses ante la emergencia por COVID-19.

Los “dreamers” se aseguran de que los niños sigan siendo educados; los alimentos todavía se cultiven y sean empaquetados o se cocinen, sean enviados y colocados en los estantes de los supermercados; además de ayudar a atender a pacientes, entre otros servicios.

Según diversos análisis del Centro Americano para el Progreso (CAP, por sus siglas en inglés), al menos 27,000 miembros de DACA tienen distintas habilidades para atender como médicos y personal de enfermería a quienes enfrentan contagios de coronavirus, poniendo en riesgo sus propia salud.

La mayoría de estos inmigrantes forman parte de la lista de “trabajos esenciales” que el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) menciona en sus lineamientos durante la emergencia nacional.

“(Son) trabajadores esenciales necesarios para mantener los servicios y las funciones de los que dependen los estadounidenses a diario y que necesitan poder operar de manera resistente durante la respuesta pandémica COVID-19”, destaca el reporte citando a las autoridades.

Ver artículo completo AQUÍ