Miedo, sobornos y narcos. Así fue el duro viaje de un migrante guatemalteco y su familia a EEUU

A pesar de que tras la llegada de miles de migrantes en caravanas el año pasado Estados Unidos y México endurecieron sus controles y políticas migratorias y de asilo, cientos de centroamericanos que huyen de la pobreza o la violencia siguen lanzándose al norte de forma clandestina.

Es el caso de René que espera escondido dentro de una bodega en Tijuana la orden para cruzar las montañas rumbo a California. Es la segunda vez en poco más de un mes que este guatemalteco de 35 años intenta cruzar a EEUU y ya ha gastado casi 20,000 dólares.

Si lo logra, calcula que tardará dos años en pagar sus deudas a los traficantes de personas. Si lo deportan a Guatemala, podría llevarle 15 años, eso si las pandillas lo dejan vivir.

Ver artículo completo AQUÍ