Padres oaxaqueños se reencuentran con sus hijos en Guelaguetza Familiar

Globos, flores, carteles y muchos regalos. Nada era suficiente para demostrar la emoción que unos 500 oaxaqueños sentían el sábado por la noche, mientras esperaban en un salón del centro de Los Ángeles para reunirse con sus padres tras décadas sin verlos.

A través de un programa estatal 84 abuelitos, conocidos como embajadores culturales, viajaron desde Oaxaca para encontrarse con sus familiares.

“Estoy esperando a mis papás, estoy emocionada, vine con mi hijo y mis cinco hermanos”, dice Eva Villanueva mientras se seca las lágrimas tras presenciar otros reencuentros de padres e hijos.

Cada vez que van a nombrar a un nuevo abuelito para salir de esa puerta, se emociona y la espera se le hace eterna para escuchar el nombre de sus padres, Francisco Villanueva y Refugia García de Villanueva, a quienes no ve hace 16 años.

Su hermana, Catalina, está en la misma situación: “Estoy muy contenta porque ya los voy a ver, es mucha la emoción. Algunos de mis hermanos tienen más de 18 años de no verlos. Estamos felices de poder abrazarlos”.

De pronto suena el nombre de Doña Josefina López, que a sus 72 años ha viajado para reencontrar con sus hijas y su nieta.

Las mujeres se funden en un largo y emotivo abrazo e inevitablemente las lágrimas de felicidad las invaden.

“Tenía 25 años de no ver a mi mamá, me siento feliz de verla, tengo muchas emociones de verla otra vez”, cuenta Romana Venega, hija de Doña Josefina.

Su nieta, Catalina, era la más emocionada de reencontrarse con la abuela tras 12 años de ausencia.

Ver artículo completo AQUÍ