Piden al Congreso detenga crisis en oficina USCIS

Ante la amenaza de suspender a por lo menos el 70% de los empleados si el gobierno no autoriza un fondo de emergencia de $1,200 millones para la Oficina de Ciudadanía y Servicios de Inmigración (USCIS), la Asociación Americana de Abogados de Inmigración (AILA) pide a los miembros del Congreso que intervenga y detenga la amenaza.

USCIS advirtió en mayo que se estaba quedando sin fondos debido a la pandemia del coronavirus. USCIS es la agencia federal encargada de emitir visas, otorgar residencias legales permanentes (LPR), gestionar las autorizaciones de empleo de dreamers protegidos por DACA, autorizar los permisos de trabajo de inmigrantes amparados por el TPS y gestionar los pedidos de ciudadanía.

Un mes después, a finales de julio y tras reuniones con el Congreso, la agencia movió la fecha de suspensión de labores de unos 13,400 trabajadores (de un total de 18,700) del 3 al 31 de agosto, pero mantuvo la exigencia de los $1,200 millones para cubrir, dicen ellos, el millonario déficit presupuestario.

AILA, sin embargo, dice que el déficit presupuestario es consecuencia de “políticas ineficientes y costosas” desarrolladas por la agencia en los últimos años, al tiempo que demanda al legislativo que la dependencia “recupere su misión legal”.

La Asociación, que agrupa a más de 15,000 miembros a nivel nacional, pidió además a los empleados amenazados con quedar suspendidos de sus puestos “que se unan a la demanda y le pidan a los miembros del Congreso que instan a la USCIS “a que deje de tomar como rehenes las vidas de trabajadores estadounidenses y de extranjeros con la amenaza de licencias de empleo, y garantice que cualquier financiamiento esté condicionado a cambios clave centrados en la transparencia, la responsabilidad fiscal y la eficiencia”.