Una activista antiinmigrante sería la encargada de velar por los derechos de los detenidos por ICE

Una mujer que ha sido activista antimigrante será la encargada de establecer una nueva oficina de gobierno creada por el Congreso de Estados Unidos para atender las denuncias de abusos y violaciones de derechos civiles en los centros de detención de la Oficina para el Control de Inmigración y Aduanas (ICE), de acuerdo con un reporte extraoficial.

Se trata de Julie Kirchner, quien de 2007 a 2015 fue directora de la Federation for American Immigration Reform (FAIR), una organización que promueve políticas para reducir la inmigración y que ha sido vinculada con grupos de supremacistas blancos.

El Southern Poverty Law Center (SPLC), un organismo que investiga a las agrupaciones extremistas que hay en el país, ha designado a FAIR como un grupo de odio y antiinmigrante que en múltiples ocasiones ha tenido expresiones de racismo.

La designación Kirchner como encargada de crear la crear la figura de ombudsman o “defensor del pueblo” para supervisar las condiciones de las cárceles de inmigración y asistir a los detenidos que hayan sido víctimas de abusos, generó de inmediato indignación entre organizaciones defensoras de los derechos civiles.

Kirchner dejó la dirección de FAIR en 2015 para sumarse a la campaña presidencial de Donald Trump como asesora de inmigración y contribuir a la agenda política de la actual administración.

En 2017 asumió la dirección de la Oficina del Ombudsman para el Servicio de Ciudadanía e Inmigración (USCIS), una entidad dentro del Departamento de Seguridad Nacional (DHS) dedicada a incrementar la calidad de los servicios de inmigración ofreciendo asistencia individual en los casos y haciendo recomendaciones para la mejor administración administración.

Ver artículo completo AQUÍ