«Eran prisioneros»: la iglesia que reclutaba a indigentes para forzarlos a pedir limosna y robarles su dinero

Cansada de dormir en las calles de San Diego, una mujer identificada con las iniciales ‘ARC’ llegó el 15 de noviembre de 2017 a una casa grupal que operaba la organización religiosa Imperial Valley Ministries (IVM). Le prometieron comida, una cama, un trato digno y atender su adicción a las drogas por medio de terapias basadas en la fe. Pero era una trampa.

Apenas se registró en ese “hogar de restauración” en El Centro, a más de 110 millas del lugar donde la convencieron, le quitaron su licencia de manejo, su tarjeta de seguro social y su tarjeta bancaria.

También le leyeron el estricto reglamento de ese sitio: jamás salir sin autorización, no hablar con su familia en 30 días, “no discutir las cosas del mundo”, solo leer la Biblia y ceder por completo todos sus ingresos (de los cuales tomaron 10% como diezmo y 30% por los servicios de IVM).

Al final le advirtieron que si violaba cualquier norma la castigarían sin dudarlo. Después se enteraría que el correctivo más común en estas casas grupales era no darles de comer por días.

Ver artículo completo AQUÍ