La batalla entre Macri y el Papa se recrudece a cuenta de los salarios de los obispos

La batalla indisimulada entre Mauricio Macri y el Papa Francisco tiene un nuevo episodio que está generando una fuerte polémica en Argentina. Después del anuncio de abrir paso en el Congreso al debate del aborto, que inquietó a la Iglesia argentina, controlada directamente por el Papa, el Gobierno abrió otro frente al hacer públicos los sueldos de los obispos y el dinero que le cuesta al Estado mantener a todos los curas. En un momento de crisis, con precios muy altos de los alimentos y dificultades para llegar a fin de mes de muchos argentinos, saber que los obispos cobran 46.800 pesos mensuales (2.300 dólares) que salen de sus impuestos ha provocado muchos comentarios que exigen que la iglesia católica se financie solo con el dinero de sus fieles, como los otros cultos del país.

Los obispos reaccionaron indignados. «Cada vez que hay un problema, nos sacuden a los obispos con este tema. En algún momento de enfrentamiento fuerte o de conflicto con el gobierno kirchnerista, algún diario cercano a ellos sacó el tema de cuánto cobran los obispos». «Eso genera una bronca comprensible en muchas personas que dicen ‘yo no soy católico y mantengo a los obispos católicos», se quejó el obispo Sergio Buenanueva, de San Francisco, Córdoba, en el centro del país. El Gobierno asegura que ofreció esos datos como respuesta a una diputada que preguntó por ellos, y por tanto asegura que estaba obligado, pero la sospecha de que había intenciones políticas detrás está muy extendida.

Ver articulo completo AQUI