Aspirinas ¿buenas contra el cáncer?

Aunque últimamente muchos estudios cuestionaron esta práctica, millones de adultos en EE. UU. toman aspirinas para reducir el riesgo de ataques cardíacos o apoplejías. Sin embargo, no todas son malas noticias para este fármaco, ya que diferentes investigaciones encontraron que tendría efectos saludables que van más allá del cuidado del corazón.

Entre ellos, se destaca el de funcionar como protectora contra el cáncer. Ahora, dos estudios que analizaron a más de 600 personas reforzaron esta evidencia. “Estos estudios ofrecen más respaldo a una literatura creciente que demuestra un beneficio del uso de antinflamatorios no esteroides, como la aspirina, en los pacientes con cáncer”, señaló el doctor Gregory Hermann, médico residente en el Roswell Park, que formó parte de uno de los trabajos.

La aspirina se creó en 1897 por científicos de la compañía Bayer. Los expertos buscaban reemplazar los medicamentos de salicilato comunes por opciones menos irritantes. Si bien los fabricantes habían llamado al fármaco “Aspirina”, con tiempo perdieron los derechos y este comenzó a comercializarse entre muchos países bajo diferentes marcas, por lo que el nombre terminó acuñándose para denominar a la pequeña pastilla en general.

Ver artículo completo AQUÍ