Cómo saber si la carne picada está en buen estado para comer

La carne picada o molida es uno de los ingredientes más utilizados en la gastronomía a nivel internacional, se destaca por ser un producto generoso y rendidor que se ocupa para preparar platillos populares como hamburguesas, guisados, tacos, es la base del espagueti a la boloñesa, entre muchos otros ya que su versatilidad es inmensa.

La carne picada es uno de los alimentos más propensos a descomponerse rápidamente, es por ello indispensable asegurarnos de su correcta conservación. Especialistas en nutrición han hecho énfasis en la importancia de seleccionar una carne de calidad, también la OCU (Organización de Consumidores y Usuarios) realizó ciertas declaraciones en las que advierte sobre el consumo de carnes picadas envasadas, en las cuales la principal precaución es evitar que las bacterias se adueñen de la carne. Según dicha organización la carne picada es uno de los lugares favoritos para las bacterias, que causan diversas intoxicaciones alimentarias, como son la salmonella, E. Coli o la listeria.

Existen varios factores que hacen que la carne picada sea tan delicada y se descomponga mucho más rápidamente que cualquier filete, el primer punto es que durante el proceso de picado la temperatura de la carne aumenta y este es el escenario perfecto para la aparición de bacterias. Además durante este proceso la carne suelta jugos, y esto incrementa el riesgo de que la bacterias se desplacen por toda la carne. También la carne al estar picada, de manera automática tiene mayor contacto con el aire, esto también favorece el crecimiento de bacterias.

Ver artículo completo AQUÍ