¿Cómo se realiza la endoscopia de columna para tratar las hernias discales?

Una persona tiene una hernia discal, cuando el disco invertebral se desplaza hacia la raíz nerviosa ejerciendo presión y causando dolor.

En algunos casos es necesario realizar una endoscopia de columna para tratar la enfermedad. Dicho procedimiento sirve para visualizar por medio de una cámara las estructuras internas de la columna vertebral, con el fin de tratar la hernia sin tanto dolor y con una recuperación mucho más rápida, explica InfoEspalda.

¿Cómo se realiza este procedimiento?

El médico le realizará una incisión de 10 milímetros (mm), específicamente en la región lumbar, por donde introducirá los dilatadores que separan la musculatura, por lo que no hay sangrado ni dolores innecesarios.
Luego se accederá a la columna tomando en cuenta que existen dos accesos: el transforaminal, la cual consiste en la introducción de la aguja y dilatadores por el foramen, abertura existente en las vértebras, para aumentar de 8 a 10 mm que es lo que mide el endoscopio. El daño es mínimo.
Se introduce dicho aparato para visualizar la hernia discal y empezar a removerla con unas pinzas.

Pero también existe el acceso interlaminar, en este se apoya el endoscopia en la lámina que se encuentra sobre la vértebra y con la ayuda de una fresa, instrumento quirúrgico que permite perforar el hueso a un determinado diámetro, ampliarán el espacio que hay entre ellas y el ligamento amarillo existente allí.
Luego se introduce el endoscopio en el canal vertebral, para obtener una visión más directa en la hernia discal y así empezar a removerla.

Este procedimiento suele durar entre una o dos horas aproximadamente, dependiendo de las cantidades de discos que se vean afectados por la hernia. Luego de esto el paciente debe quedarse un día hospitalizado.

Ver artículo completo AQUÍ