¡Cuidado! Conoce las enfermedades que pueden provocar los envases plásticos de los alimentos

Los empaques de los alimentos industrializados son indispensables para su correcta conservación, mantenerlos frescos y transportarlos más fácilmente. Sin embargo se ha demostrado que las consecuencias de su uso pueden derivarse en graves condiciones para la salud, recientemente se realizó un estudio llamado “Plástico y salud. El coste oculto de un planeta de plástico” reúne diferentes investigaciones relativas a los distintos grados de toxicidad que el plástico supone para el cuerpo humano en cada uno de los ciclos de su vida. Dicha recopilación fue dirigida por diversas instituciones de renombre entre las que se destacan: Center for International Environmental Law (CIEL), Earthworks, Global Alliance for Incinerator Alternatives (GAIA), Healthy Babies Bright Futures (HBBF), IPEN, Texas Environmental Justice Advocacy Services, University of Exeter y UPSTREAM.

Las conclusiones de dichos estudios llegan a los mismos resultados, el grado en que pueden llegar afectar depende de muchas circunstancias en la vida de las personas; sin embargo se comprueba que los plásticos producen una emisión de sustancias tóxicas, las cuales aumentan el riesgo de padecer cáncer, leucemia, afectaciones al sistema nervioso y reproductivo, inflamación, estrés oxidativo, enfermedades cardiovasculares y autoinmunes.

También en México, la UNAM (Universidad Autónoma de México) realizó un estudio interesante al respecto encabezado por la Facultad de Química. En dicha investigación los especialistas analizaron la relación entre el consumo de bisfenol A, sustancia presente en los contenedores de plástico y los efectos que causan un aumento en el riesgo de padecer enfermedades degenerativas y alteraciones hormonales.

El investigador que encabezó dicho estudio y el responsable del laboratorio que dirige la investigación Humberto Gómez Ruiz enfatiza que su objetivo es lograr que se disminuya o prohiba el uso de dicha sustancia, la cual es considerada como un grave disruptor del las glándulas endócrinas.

Ver artículo completo AQUÍ