¡Cuidado! El sobrepeso y el azúcar afectan la memoria

Uno de los problemas de salud que más afectan a la población a nivel mundial sin importar edad, género y condición social, es el sobrepeso. Es un hecho que las personas que tienen complicaciones en lograr un peso estable son más propensas a padecer un deterioro significativo en su salud, el cual se deriva en la aparición de enfermedades crónicas y degenerativas.

En muchas ocasiones el sobrepeso se deriva de malos hábitos de salud, pero sobretodo esta directamente relacionado con una alimentación deficiente la cual tiende a destacarse por un alto consumo de harinas refinadas, grasas saturadas, alimentos procesados y sobretodo un considerable consumo en azúcar.

Diversos estudios han comprobado la directa relación que existe entre el sobrepeso, la excesiva ingesta de azúcar y los problemas de memoria. Revelan datos alarmantes sobre el azúcar en el organismo y sus devastadoras consecuencias en la salud, una de las principales se relaciona con la pérdida de capacidad cognitiva.

Independientemente del azúcar de mesa que todos conocemos existen muchos tipos de azúcares que se encuentran en los alimentos entre los principales se encuentran la fructosa, la galactosa, la glucosa y la lactosa, en muchos casos se encuentran de forma natural en ciertos alimentos y en otros son agregados de manera artificial como endulzantes o conservadores.

Para empezar es importante entender que la fuente principal de energía de las neuronas es la glucosa, de hecho el cerebro gasta cerca del 20% del total de glucosa que produce el organismo. El consumo de azúcar produce un efecto gratificante en el cerebro y activa las señales de recompensa, esto se traduce en alteraciones en la producción de dopamina.

Al estar estimulando y enviando estas falsas señales al cerebro por supuesto que se elevan los niveles de glucosa en la sangre y el cerebro lucha por intentar metabolizarla, lo que se deriva en un daño en el hipocampo; que es la zona en la que se forman, organizan las ideas y las memorias de cada individuo. De tal manera que se ven considerablemente afectadas las funciones cognitivas como la memoria, la capacidad de aprendizaje, el rendimiento intelectual y la concentración mental.

Ver artículo completo AQUÍ