El hospital de Nueva York que se enfrentó a la fiebre amarilla, el cólera, el sida, el ébola y ahora al COVID-19

En el verano de 1795, comenzaron a llegar pacientes al Hospital Bellevue, en la ciudad de Nueva York, con síntomas de fiebre amarilla.

La metrópolis estadounidense vivía el comienzo de una epidemia que, solamente en aquel año, dejaría 730 muertos, un resultado devastador para una ciudad que, en aquella época, tenía una población de 40 mil habitantes.

Más de dos siglos después, el Bellevue, uno de los hospitales públicos más antiguos y prestigiosos del país, vuelve a estar a la vanguardia en la lucha contra la nueva epidemia que azota la ciudad.

En las últimas semanas, las salas y los profesionales médicos se han reorganizado para recibir al creciente número de pacientes con covid-19, la enfermedad causada por el nuevo coronavirus.

Hasta este martes 14 de abril, el estado de Nueva York registraba más de 195 mil casos y más de 10 mil muertos por covid-19.

Hoy, el Bellevue ocupa un edificio de 22 pisos y forma parte de la Corporación de Salud y Hospitales de la Ciudad de Nueva York, el sistema de hospitales públicos más grandes del país.

Los servicios médicos ofrecidos por la institución se cobran de acuerdo a los ingresos familiares.

Ver artículo completo AQUÍ