Me detectaron piedras en la vesícula, ¿por qué tengo que operarme?

La vesícula es un órgano con forma de pera que se encuentra en la parte superior derecha del abdomen. Este órgano se encarga de almacenar la bilis que produce el hígado y de liberarla cuando comemos. La bilis es una sustancia importante para digerir las grasas.

En algunas personas la bilis en la vesícula se cristaliza hasta que forma piedras. Esto es más frecuente en mujeres con sobrepeso, que han tenido varios hijos y son mayores de 40 años. Esto se explica en parte por la cantidad de colesterol en la dieta y los niveles de una hormona llamada progesterona, que aumenta durante el embarazo.

Las piedras en la vesícula pueden pasar desapercibidas por mucha gente. Pero en algunas personas causan un dolor llamado cólico vesicular. Las características de este dolor son las siguientes:

Se localiza en el abdomen superior derecho y la boca del estómago, se puede correr a la espalda.
El dolor es intenso y sordo. Se acompaña de náusea y vómito. El dolor dura al menos 30 minutos y menos de 6 horas. Puede ocurrir después de una comida grasosa en algunas personas o por las noches en otros.

Las piedras en la vesícula no sólo pueden causar dolor después de disfrutar tus platillos favoritos, también pueden causar complicaciones graves.

Una de ellas es la colecistitis aguda (inflamación de la vesícula), provoca un dolor que dura más de 6 horas y que tiende a aumentar en lugar de disminuir (a diferencia del cólico vesicular) y suele acompañarse de fiebre.

Otra complicación es la coledocolitiasis, una condición en la que una o varias piedras salen de la vesícula y tapan la vía biliar, impidiendo que la bilis del hígado llegue al intestino

En este caso la persona se pone amarilla por la acumulación de bilis en el cuerpo y si la vía biliar se infecta presenta fiebre y dolor. Esta enfermedad es una emergencia que requiere de atención hospitalaria.

Ver artículo completo AQUÍ