Probó un cigarrillo electrónico que le ofreció un amigo y acabó en coma. Llevaba una droga ilegal

Jay Jenkins, un joven de Carolina del Sur, probó en mayo de 2018 un cigarrillo electrónico que lo condujo directamente al coma. Un amigo se lo ofreció asegurándole que llevaba CBD o cannabidiol, una sustancia natural que lleva la marihuana y que, según sus promotores, tiene grandes beneficios. Ninguno de ellos tiene respaldo científico.

El amigo de Jenkins le dijo que el cigarrillo le relajaría, según informó la agencia The Associated Press. Algunos de los hipotéticos efectos que asignan al CBD son reducción del dolor y la ansiedad y aumento de la concentración. Pero nada de eso le sucedió al joven sino que en un instante sintió que los nervios de su boca se “multiplicaban por diez” y se vio envuelto en un círculo de oscuridad y lleno de triángulos coloridos. “Pensé que estaba muerto”, dijo el muchacho de acuerdo a AP.

Ver artículo completo AQUÍ