¿Qué es mejor, el vino o la cerveza?

Algunos estudios han sugerido que el vino tinto, particularmente cuando se bebe con una comida, ofrece más beneficios cardiovasculares que la cerveza u otras bebidas alcohólicas.

Vino tinto ayuda a reducir el colesterol

El vino tinto puede contener varios compuestos además del alcohol que podrían relajar las paredes de los vasos sanguíneos y prevenir la oxidación de las lipoproteínas de baja densidad (LDL, colesterol “malo”), un paso clave inicial en la formación de placa llena de colesterol.

Estas sustancias se llaman polifenoles, incluido un tipo específico llamado flavonoides que imparten el color y el sabor únicos del vino. Los flavonoides se encuentran en otros alimentos vegetales como los arándanos, fresas, manzanas, cebollas, chocolate negro y té.

El vino tinto contiene aproximadamente 10 veces más polifenoles que el vino blanco. Sin embargo, puede haber otros compuestos activos en el vino blanco que ofrecen un efecto cardioprotector.

Aún desalcoholizado, el vino disminuye presión arterial

El vino sin alcohol conserva los polifenoles y sus beneficios. Estudios en personas con factores de riesgo de enfermedad cardíaca encontraron que el vino desalcoholizado ayudó a reducir la resistencia a la insulina y a aumentar los niveles de óxido nítrico, lo que ayuda a relajar los vasos sanguíneos y, por lo tanto, a disminuir la presión arterial.

Ver artículo completo AQUÍ